Para ser académico de número se requiere ser mexicano por nacimiento o por naturalización, con más de diez años de residencia en el país, y tener méritos suficientes a juicio de la institución. Cada académico poseerá una de las treinta veneras de plata troquelada y dorada, con el escudo de la Real Academia de Madrid en el anverso y el número progresivo correspondiente del 1 al 30 en el reverso.